BLOG DE MASCOTAS

Como demostrarle a tu perro que lo amas

Para demostrarle cariño a tu perro no hace falta gastar dinero, aunque una pequeña inversión en comida, en una cama mejor o en un arnés más cómodo nunca están de más. Hay muchas otras maneras de decirle a tu perro que le quieres.

Cuando le decimos “¡no!” a un perro no le estamos aportando ninguna información. El perro sabe que estamos disgustados con él, pero no qué queremos que haga. Un ejercicio que hará mucho más feliz a tu perro y que te evitará mucha frustración en el futuro es aprender a no decir “no”.

En cambio, puedes aprender estrategias alternativas: dar una orden positiva o evitar que el perro se porte mal son dos de las más útiles y que mejor os van a venir. Una de las maneras más efectivas de demostrarle a tu perro que le quieres es dejar de corregirlo y, en cambio, alabarle cuando lo hace bien.

El pienso tiene un sabor aburrido, y los piensos baratos suelen ser perjudiciales para la salud. Como dice el refrán, “somos lo que comemos”, y la comida de mala calidad le pasa factura a tu perro. No solo en su salud, sino también en su estado de ánimo.

 

 

también puedes pensar en cambiar la dieta de tu perro a una con alimentos naturales; o puedes cocinarle de vez en cuando. Hay unas cuantas recetas sencillas que puedes prepararle de vez en cuando y que ambos disfrutaréis: tu compañero por salud y tú por verle feliz.

El paseo es el momento más importante y emocionante del día de tu perro. Un paseo de calidad incluye tiempo para olisquear los alrededores y dejar sus olores en las esquinas que crea conveniente, y no darle tirones de la correa.

Una correa más larga le permitirá moverse con más libertad sin sentir la tensión en el arnés o en el collar. Una correa que esté próxima a los dos metros tiene un tamaño suficiente para seguir teniendo a tu perro cerca y controlado, pero dejará que él se mueva sin estar tirando con mucha frecuencia.

En unas clases de obediencia básica tu perro y tú aprenderéis a comunicaros mejor y dispondréis de herramientas muy útiles para el día a día. Tu perro estará más feliz porque sabrá ganarse tus alabanzas y sus premios. Y tú sentirás orgullo de tu perro porque ha aprendido a obedecer.