BLOG DE MASCOTAS

El perro y las alergias

Algo de suma importancia cuando tenemos un perro, es la alimentación, pero algo que hoy en día es muy común en los perros son las alergias, cada vez aumentan más la cantidad de perros alérgicos, por la cantidad de químicos y por la comida que no es adecuada para ellos y se les da, por eso es importante detectar cuando tu perro tiene alergia y saber que deber hacer.

Primero como podemos identificar si nuestro perro es alérgico, una reacción alérgica es una respuesta del sistema inmune del perro a un elemento extraño que el cuerpo no tolera.

Irritación y enrojecimiento de la piel, estas dos características son las principales de un perro alérgico, sarpullidos, erupciones cutáneas, y llagas en cualquier parte de la piel, abdomen, patas y orejas.

Inflamaciones también son parte de las reacciones, pequeños bultos, tipo granitos en la piel, abultado, también son parte de las reacciones alérgicas, en la gran mayoría se da por comida o por picaduras de alguna pulga o garrapata.

 

 

Sacudidas y estornudos, cuando los perros se sacuden es síntoma que algo les incomoda, algo les molesta, también estornudan, la mayoría de perros alérgicos, tienen reacciones a muchas cosas, como alimentos, picaduras y olores, es por eso que debemos tener cuidado y poner atención a estos signos.

La caía del pelo es otro síntoma, y la aparición de ronchas en la piel del canino, son tres tipos, la alergia alimentaria, que es por alimentos, alergia por contacto, esto cuando algún insecto lo pica o tiene contacto con algún tipo de planta y la alergia por inhalación, que es cuando respiran alguna partícula y les da reacción.

Si observamos cualquiera de estos síntomas, no debemos ejercer de veterinarios caseros e intentar solucionar el problema por nuestra cuenta. Debemos acudir a un veterinario para que analice a nuestro perro, confirme el diagnóstico y recete los medicamentos adecuados, ya que las alergias por lo general no desaparecen por si solas.

Una alergia no atendida por un veterinario puede empeorar en cuestión de horas llegando incluso a producir la muerte de nuestro perro. No es algo para tomarse a la ligera, hay que examinar al perro y ponerle un tratamiento acorde a su gravedad, peso y sintomatología.

Algunas alergias requieren de un tratamiento de por vida y otras sin embarco son solo estacionales. Por ejemplo, una alergia al pollo (alergia alimentaria) probablemente será de por vida y aunque no requiera de ninguna medicación especial, obviamente nuestro perro no podrá comer pollo nunca.