BLOG DE MASCOTAS

¿Cómo educar a un perro de raza grande?

Siempre es aconsejable que a la hora de incorporar a un perrito a nuestro hogar que tengamos en cuenta una serie de variables, Los perros no son objetos de los que puedes deshacerte si las cosas no funcionan como es debido, o como pensabas que debían funcionar. Así que, si quieres compartir tus días con un perro de raza grande, debes tener en cuenta muchos factores si quieres un perro grandote.

En relación a la alimentación de un perro de raza grande, no solo debes tener en cuenta el factor económico. Así que consulta al veterinario sobre cómo has de alimentar correctamente a tu grandote en cada etapa de su vida.

Necesitarás contar con espacio en tu casa para que tanto el animal como sus habitantes humanos puedan tener cierta comodidad. Al tener un mayor tamaño, es posible que los movimientos del can, en algunos casos, sean más torpes y causen mayores destrozos.

Si lo tienes desde cachorro, no debes descuidar su socialización ni educación en reglas básicas de comportamiento. De lo contrario, cuando crezca te será mucho más difícil poder entrenarlo. Y aunque tu peludo sea un buenazo, su contextura puede llegar a intimidar a otros.

 

 

Hay que tener presente que deberás invertir suficiente tiempo en paseos y ejercicios. Y de paso aprovecha para ejercitarte tú también. O puedes considerar la opción de inscribirlo en algún lugar donde aprenda a practicar algún deporte perruno.

Si quieres un perro de raza grande, recuerda que los gastos y la cantidad de horas que deberás utilizar en paseos, ejercicios e higiene, lógicamente se incrementarán. Los perros grandes tienen un metabolismo más lento que el de los de talla pequeña por lo que necesitan menos calorías y menos grasas para estar sanos y poder mantener en buen estado el sistema esquelético y las articulaciones. Los perros de raza grande o gigante deben ser alimentados ya desde cachorros, con alimentos para proteger las articulaciones.

Los cachorros de razas grandes y gigantes son más susceptibles a la aparición de problemas esqueléticos que parecen estar asociados al ritmo de crecimiento excesivo. El cachorro hasta el cuatro/sexto mes debe ser alimentado siguiendo las instrucciones en el envase de la comida elegida dividida en 2-3 comidas al día.