BLOG DE MASCOTAS

La alimentación adecuada de los gatos

 

Siempre sabemos que darle de comer a los perros, pero cuando nos preguntan que como un gato no sabemos que responder, es por eso que te vamos a contar realidades y mitos de la alimentación de los gatos, ellos no son como nuestros amigos los perritos que comen muchas veces lo que les demos o bien agarran la comida que se nos cae, los gatos por personalidad con un poco más exclusivos y delicados.

Un mito es que a los gatos les gusta el pescado, comer pescado les puede provocar muchos problemas estomacales, mucho menos pescados enteros con espinas, hasta podría morir, tampoco le des atún para humanos, si le vas a dar atún que sea una lata de atún para gatos, por películas y fábulas pensamos que ellos comen este tipo de alimentos, pero no es cierto, ni pescado entero ni atún para humanos, esos son personalidades que se les ha dado.

A diferencia de lo que se cree, la leche no les hace bien a los gatos, a muchos de ellos les hace daño y son intolerantes a la lactosa, en caso de que no le haga daño se les puede dar, pero máximo una vez a la semana, no más porque les podría tener problemas intestinales, es mejor darles agua fresca y limpia.

La alimentación de los gatos debe de variar dependiendo de su edad, la comida debe de tener vitaminas y nutrientes necesarios para que el gato pueda rendir sus actividades dependiendo de su edad, cuando es cachorro necesita crecer sano y fuerte, cuando es joven necesita la energía para jugar, y cuando es adulto mayor ocupa tener defensas para evitar enfermedades. Como cualquier mascota debes de darle comida de acuerdo a su raza y a su edad, aunque no sean tan dependientes como los perros ellos necesitan cuidados.

La comida de los seres humanos no es para gatos, no podemos darle cualquier cosa, se les debe de dar el alimento adecuado, no cualquier cosa que nos encontremos en la cocina o cuando nos sentamos a comer en la casa, con esto evitamos alergias y enfermedades estomacales, y a diferencia de los perros ellos no comerán cualquier alimento que se te caiga a la hora de cenar, ellos olerán la comida y decidirán si lo consumen o no, pero es mejor evitar problemas intestinales así que trata de tener cuidado.